Cálculo del consumo en el aire acondicionado

 en Aire Acondicionado

puesto que están haciendo mucho calor. Vaya, ¡como de costumbre durante estas fechas! Tanto para lo que resta de verano, como para el futuro, seguro que una de tus preocupaciones al usar el aire acondicionado reside en su consumo y, sobre todo, en lo que vamos a acabar gastando.

Hoy en día, teniendo en cuenta que somos mucho más conscientes de lo que implica nuestro consumo en el medioambiente, el consumo de los aparatos eléctricos constituye una de las cuestiones más importantes. Ahora bien, si por algo nos fijamos en el consumo del aire acondicionado es obviamente en cómo afecta a nuestro bolsillo.

Este tipo de aspectos ya los hemos valorado en otros artículos y que pueden afectar notablemente al consumo, como puede ser éste sobre los consejos para elegir el aire acondicionado para nuestro hogar o sobre la potencia adecuada del aire acondicionado.

En este caso concreto, hoy nos queremos centrar en saber exactamente cuánto consumimos y, cómo no, a cuánto asciende el gasto de la utilización del aire acondicionado. Además, os vamos a dar una serie de recomendaciones para que podáis reducir el consumo y de cómo pagar menos con ello, ¡vamos a verlo!

Calcular el consumo del aire acondicionado

Si antes os recomendábamos el artículo sobre la potencia del aire acondicionado, lo hacíamos porque está relacionado con el consumo. Ni más, ni menos. Así, el rendimiento que ofrece un aire acondicionado para llegar a la temperatura óptima viene determinado por los Kw/hora. Es decir, su capacidad para enfriar un habitáculo determinado.

Pongamos uno de los ejemplos que ya os dimos hace unas semanas. Hablemos de la capacidad de un aire acondicionado que se utiliza para enfriar un salón de 28m2. Para ello, necesitamos que el equipo de climatización rinda a 2.800 frigorías, con una equivalencia de 3,25 kW/hora.

Simplemente, tendremos que aplicar una sencilla multiplicación para saber cuánto nos cuesta. Por ejemplo, si nuestra tarifa de electricidad indica que pagamos 0,12€ por cada kW, simplemente tendremos que multiplicar por 3,25 y obtendremos un gasto de consumo de 0,39€ por hora.

Si queremos ir más allá, tendremos que hacer posteriores multiplicaciones. Por ejemplo, si un día especialmente caluroso tenemos encendido el aire acondicionado durante 6 horas, el gasto ese día será de 2,34€. Si queremos hacer el cálculo del mes, tendrás que hacerlo sobre el número total de horas.

Pongamos, como ejemplo, un caluroso mes de julio, donde el tiempo total que ha estado encendido el aire acondicionado es de 120 horas. La factura en la electricidad directamente asignada al uso del aire acondicionado ascendería a 46,8€.

Ahorrar en el consumo del aire acondicionado

Ahora, vamos a lo que seguramente te interesará saber más: ¿cómo ahorrar en el consumo del aire acondicionado? En este caso, la lógica está de nuestro lado.

Hay ciertos factores que pueden implicar un menor gasto eléctrico, como por ejemplo la eficiencia energética del equipo o un correcto mantenimiento, pero en todos los casos hay un factor obvio. Cuanto menos se utiliza el aire acondicionado, menos se consume.

Por eso, una de las recomendaciones para no darnos un susto con la factura de la luz reside en intentar mantener el hogar fresco, sin necesidad de encender el aire acondicionado. Para ello, intenta que las habitaciones estén perfectamente aisladas, en la medida de lo posible, cerrando las puertas y bajando persianas, sobre todo en los momentos del día en los que el sol da en cada una de dichas habitaciones.

El tiempo de uso es un factor esencial, pero también el tipo de tarifa eléctrica que decidamos escoger. Si, por necesidad, necesitamos tener el aire acondicionado muchas horas al día, como puede ser en un hogar si teletrabajamos o como podría ser en una oficina, la mejor opción puede ser escoger una tarifa plana, donde el gasto energético es el mismo a lo largo de todo el tiempo.

Si, por el contrario, no estamos mucho tiempo en casa y sencillamente necesitamos enfriar la casa al llegar o antes de dormir, la mejor solución para reducir el gasto del aire acondicionado, así como de otros aparatos eléctricos e incluso el gasto de gas, la mejor opción es la de escoger una tarifa de consumo flexible por horas, donde destinar las horas adecuadas al consumo a tarifas por kW más económicas.

Vamos a verlo con un ejemplo sencillo.  Imaginemos que tenemos una tarifa fija de 0,12€ por kW  y una tarifa flexible de 0,09€ por kW durante 8 horas al día y 0,15€ por kW el resto de horas. Si encendemos durante 4 horas al día el aire acondicionado de media. Si tenemos una tarifa fija, el coste del uso del aire acondicionado será de 1,56€, mientras que si es en tarifa flexible y las horas indicadas, será de 1,17€.

Es decir, el gasto se reduce en un 25%. Eso sí, recuerda establecer previamente las horas de uso, porque si lo haces fuera del horario previsto, será un 25% más caro.

Por eso, con una buena planificación y un uso de los aparatos del hogar adecuado con respecto a esas horas, el consumo se puede ver reducido de manera significativa.

Por el contrario, si estás mucho tiempo en casa y los horarios entre el uso de estos aparatos eléctricos o de gas, como la cocina o el agua caliente, supere con creces las horas de tarifa reducida en un plan flexible, la tarifa plana es tu solución.

Como puedes ver, es cuestión de hacer números. Si te sientas tranquilamente y lo analizas, seguro que puedes ver cómo poder reducir el consumo, no solo en el uso, sino también en el gasto del aire acondicionado.

Entradas recientes

Deja un Comentario

ocho − siete =

Contáctanos

Puedes enviarnos un email y te responderemos lo más rápido posible.

potencia aire acondicionadopor que congela aire acondicionado