Suelo Radiante y Aerotermia: ¿cómo funciona?

 en Ahorro de Energía en el Hogar, calefacción

Hay sistemas de calefacción que funcionan a las mil maravillas, tanto por la fuente que genera el calor, como la manera en la que el calor se transmite al hogar. Sin lugar a dudas, la combinación de suelo radiante y aerotermia es única. ¿Todavía no la conoces? Pues bien, te lo vamos a explicar en este artículo.

Efectivamente, el suelo radiante proporciona un increíble confort en el hogar, al ofrecer  una distribución uniformada en la casa. Por otro lado, la aerotermina dispone de una tecnología única de gran eficiencia.

Recuerda que, en JMM, contamos con especialistas en la instalación de aerotermia, ¡consúltanos sin compromiso!

Sistema de Suelo Radiante y Aerotermia

El sistema es bien sencillo, la aerotermia, dividida en un aparato en el exterior y otro aparato en el interior, se comunican para transmitir el calor de un sitio a otro. Con la aerotermia se consigue elevar o disminuir la temperatura del agua, impulsada por la bomba de calor y transmitirlo por un sistema de tuberías hasta el suelo radiante.

Este sistema permite calefacción y refrigeración según las necesidades de cada estación del año. Los circuitos de tuberías quedan ocultos tras un mortero de cemento, el cual se encarga de absorber el calor y transmitirlo al exterior de la superficie por radiación, independiente del suelo que se instale encima, desde laminados de madera a cerámicos.

Si necesitas saber mejor cómo funciona la aerotermia, en este artículo lo vemos en profundidad.

Ventajas de una Instalación con Aerotermia y Suelo Radiante

Son muchas las ventajas que hay a la hora de implementar una instalación que cuente con aerotermia y suelo radiante. La primera de ellas es, sin lugar a dudas, el confort que ofrece el hecho de que el calor se distribuya de forma uniforme por toda la estancia.

Otra de las ventajas reside en la mayor eficiencia energética de toda la instalación. El rendimiento de una bomba de calor aerotérmica es de un 230%, frente al 95% de una caldera de gas natural.

Es decir, la energía empleada con este sistema está en torno a un 41% de lo que se necesitaría con una caldera de gas natural para calentar exactamente lo mismo. Todo ello conlleva a un notable ahorro en la factura de luz y gas.

Este sistema es también más respetuoso con el medio ambiente, puesto que se reducen notablemente las emisiones de efecto invernadero. De la misma manera, es una instalación en la que no se requieren radiadores, por lo que todas las estancias son 100% diáfanas, disponiendo de mayor espacio.

¿Cuál es la desventaja de todo ello? Su precio, así de claro. Son sistemas costosos. Sin embargo, conviene verlo como una inversión, puesto que en 8 años se puede amortizar, ¡eso sin tener en cuenta las últimas subidas del precio del gas! Asimismo, una casa que cuenta con este sistema es mucho más atractivo y, por lo tanto, puede servir para revalorizar el inmueble en caso de ponerse a la venta o en alquiler.

Componentes de la Aerotermia y el Suelo Radiante

Dentro de este sistema, podríamos destacar diversos elementos que son claves en la instalación.

calefaccion aerotermia suelo radiante

Caldera de Baja Temperatura o Condensación

Debido a que el suelo radiante trabaja con temperaturas muy suaves, comprendidas entre los 16 y los 40º, solo se puede implementar una caldera que, en consecuencia trabaje a baja temperatura. En este sentido, para estas instalaciones solo se pueden utilizar calderas de gas natural de baja temperatura o de condensación. Cualquier de estas dos opciones son sinónimo de buena eficacia energética.

Bomba de Calor Aerotérmica

Esta bomba de calor de aire-agua es la encargada de extraer la energía exterior a través de un cambio de fase líquido/ gas refrigerante para transmitir al interior. Conectadas a la instalación eléctrica, se encargan de calentar o enfriar el circuito de agua que servirá posteriormente al mecanismo de radiación del suelo.

Banda Perimetral y Aislante

En lo que respecta a la instalación del suelo, en primer lugar se coloca una cinta esponjosa y un film de polietileno para aislar y evitar humedades. Gracias a ello, se absorben posibles puentes térmicos y acústicos en la instalación.

Circuitos de Tuberías

Posteriormente, se colocan sobre la base el circuito de tubería por donde se trasladará el agua caliente o fría. Se trata de una tubería flexible que se instala sin empalmes ni tramos y que suele ser de polietileno, polibutileno o PEX.

Solera Emisora

Se vierte una capa de mortero sobre el circuito, el cual contiene un aditivo químico fluidizante. Gracias a él se nivela la superficie y no deja poros al unirse con el circuito. Con lo cual, se consigue una mejor transmisión de calor y una mayor resistencia mecánica.

Suelo

La última parte del suelo, como tal, es la colocación del pavimento. Si lo que se busca es la mayor transmisión de calor posible, lo mejor es buscar un pavimento de buena conductividad, como las baldosas de cerámica o cemento pulido.

Bomba de Circulación

La bomba de circulación mueve el agua que se ha calentado. Su funcionamiento no debe de suponer cambios bruscos  en la fluidez del caudal. Se pueden regular por estancias para dar más  o menos calor a cada habitación.

Sistema de Control

Toda esta regulación se puede realizar desde un sistema de control, regulado por un termostato, con el que poder establecer la temperatura que sea desea en cada estancia, así como sistemas de seguridad por si hay fallos en la regulación de la temperatura.

Como puedes ver, la instalación compuesta por aerotermia y suelo radiante contiene numerosos elementos, pero funciona a las mil maravillas si buscas una opción cómoda y eficiente al mismo tiempo.

Entradas recientes

Deja un Comentario

Contáctanos

Puedes enviarnos un email y te responderemos lo más rápido posible.

ahorrar caldera gas